¿Qué tal un café para comenzar esta lectura?

Por: Paula Andrea Pérez Reyes.

Tengo el Ojo de Horus
Descubro lo extraordinario en la grieta oscura de una mirada.
Leo las páginas que recorren el camino de la indignación
cuando las voces han sido apagadas
por el juicio de la impunidad.
Sigo a la espera del último grito.
EL OJO DETRÁS DE LA VISAGRA
(Pérez, 2023)

Obertura

Vuelvo a escribir desde este lugar del mundo, el plano en donde a veces reina la confusión y el caos de la violencia. Hablo desde el sufrimiento de todos aquellos que han perdido, que han sufrido el despojo, el olvido y la desaparición en Colombia. Cada una de estas experiencias bailan entre un vaivén de silencios y discusiones desde distintos planos de la vida y del saber, entre lo que se narra, las preguntas sin responder y lo que se busca. La poesía me ha servido como la madeja de Ariadna para entretejer estas vivencias en las que convergen la literatura, la filosofía y el derecho.

Esta columna a modo obertura comienza con la tragedia y la confusión que padece Tebas, lugar que representa todo territorio en disputa, una metáfora eterna que se usa aquí, para representar aquella tragedia entre dos hermanos, una herida abierta en presente continuo.

De Colombia a Tebas: una representación del territorio

Lo sagrado es el Cuerpo del Otro
una extensión de la tierra
sus raíces son solo una
de todas sus grietas.
(Pérez, 2022)

Acudo a “Los siete contra Tebas” del poeta y dramaturgo Esquilo para narrar una historia que trasciende el tiempo, el objeto en disputa es el territorio, el poder y la gloria. La contienda entre Eteocles y Polinices los lleva hasta la muerte. Al final la suerte de los cuerpos tiene rumbos distintos. Uno es enterrado con honores y el otro con el castigo que sufren los traidores. A la confusión y el dolor de Antígona por la muerte de ambos, debe sumarse la agonía de saber que el cuerpo de su hermano Polinices no recibiría sepultura por la orden de su tío Creonte, el cual, promulga un castigo por intentar sitiar la ciudad. El cuerpo de su hermano Polinices es arrojado al otro lado de las murallas para ser devorado por los animales carroñeros.

El sufrimiento de Antígona representa lo caótico de la vida cuando todo es babel, cuando nadie comprende, ni puede pronunciar palabras. En la memoria queda como un suceso en presente continuo. Ya sea en Tebas o en cualquier territorio colombiano. Tebas representa el rostro del dolor, ya sea en San Carlos, en Granada, en Soacha, en Caldono, en El Salado, en Segovia, en El Aro, en Mapiripán, o en cualquier pueblo del departamento del Cauca…la tierra es a su vez, el ojo del testigo del horror y de la experiencia de aquel dolor sin tiempo, la disputa de aquellos hermanos por una tierra plagada de gritos y silencio.

El rostro del Sufrimiento ¿Qué hacer cuando todo es babel?

La imposibilidad de encontrar las palabras ante lo innombrable ha quedado tatuado en la memoria de Antígona y en la memoria de todos aquellos que son víctimas y luchan hasta el final por materializar aquello sagrado, un derecho natural de cada ser humano que va más allá de la palabra escrita. Antígona representa el drama de aquellos que luchan por la universalidad de los derechos de su ser amado.

El enfoque de derechos radica en escuchar el llamado del sufriente, cuyos derechos son inalienables, irrenunciables, imprescriptibles y eternos. El verdadero texto más allá de la ley humana es el verdadero derecho,  es la voz del Otro. “Voz ética que reclama respuesta. Voz exterior que rompe la inmanencia de la totalidad. Sin exterioridad nada ético sería, nada ético se diría” (Mèlich, 1998, p. 16). La voz del que sufre se hace presente con la epifanía del rostro, el cual es la puerta de entrada al mundo de la ética, porque desde allí un yo decide ir hacia a Otro que reclama la atención: “El rostro es la llamada original, el ruego, el imperativo que me obliga a responder del otro, demanda a la responsabilidad. El rostro es la lucha contra toda forma de totalitarismo y de barbarie, contra el mal radical” (Mèlich, 1998, p. 16).

A modo de conclusión como un telón que no termina de bajar.

En el cuerpo convergen todas las violencias, en este caso del reconocimiento, Lévinas plantea las razones por las cuales es necesario darle un giro justo ante el daño que sufre el Otro, ir “al centro más allá del ser, más allá del yo y más allá de la mismidad hacia lo otro que ser” (Van Manen, 2016, p. 130) para escuchar la voz de aquel que ha sufrido el daño, el otro, el rostro inefable del sufriente. Esto es lo que constituye la respuesta como responsabilidad responsiva, ante el grito, al sufrir el daño el que sufre es despojado de todos sus derechos. Babel representa el lugar de la confusión, en plano de la vida en donde nadie comprende

Seguiré escribiendo desde esta esquina del mundo, me he tomado la concesión que me ha dado la literatura, la filosofía y el derecho, aunque la realidad me sigue llenando la boca de una sensación de indignación y silencio, ella siempre supera toda ficción y ante esto, la poesía me ayuda a nombrar el mundo cuando lo innombrable de la vida me enmudece:

PLEGARIA SIN NOMBRE, UN PUNTO DE FUGA.

Rezo por todas las voces, presto mi boca para que ellas hablen.
Hago una plegaria por Juan Preciado que tiene la boca llena de tierra
una plegaria por los que, con Él, van directo a la fosa del olvido
Para aquellos que no están presentes…
son cenizas, son menos que polvo
no son nada sobre la fría mesa metálica.
Miles y millones de partículas que caen en la tierra y las arrastra el viento
Rostros que no se les dio el permiso de envejecer
Ojos que no se les concedió más la luz del día
Son sumados a la lista por encontrar
Son contados como un muerto más
Y un vivo menos.
Son seres que caminan errantes por el mundo
la Madre Tierra los reclama,
el rio los vomita.
Otros gimen cada día esperando que encuentren el camino a casa:
A su primera morada
Al polvo de la tierra de donde salió Adán y a donde volvemos todos.
A ustedes:
PORQUE UNA PALABRA DIBUJA SU ROSTRO BORRADO.
(Pérez, 2021)

Bibliografía

Mèlich, J. (1998) Totalitarismo y fecundidad. La filosofía frente Auschwitz, Barcelona: Anthropos.

Pérez R, P (2021) Cuando escribo sobre el muro. Guayaquil. El Quirófano Ediciones. Colección Voces del Mundo.

_________(2022) Las Quimeras del tiempo. Apuntes poéticos en tiempos del sufrimiento. Medellín: Fallidos Editores.

Van Manen, M. (2016) Fenomenología de la práctica: métodos de donación de sentido en la investigación y la escritura fenomenológica. Popayán: Sello editorial Universidad del Cauca.

Mira nuestra charla gratuita sobre Marketing Jurídico

Escucha nuestros Podcast más recientes

Comunícate con nuestra dirección comercial.

¡Hola! contáctanos.

Dirección comercial
Teléfono: 300 6162722
d.comercial@revistaderecho.com.co

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *